Blogia
libertadesantonia

¿Qué hacer en caso de sufrir malos tratos?

Lo que ha ocurrido no es culpa suya. El único culpable es el agresor.
Hable con las personas en las que confíe, familia o amigas, es una buena medida.
Exija justicia, denuncie los malos tratos.
Busque ayuda especializada para superar esta situación (Teléfono gratuito de Información a la Mujer del Instituto Andaluz de la Mujer: 900 200 999).
Si decide irse de casa sepa que salir del domicilio por una cauda razonable, como puede ser temer por su integridad o su salud física o psíquica, no se considera incumplimiento del deber de convivencia, y no pierde ningún derecho si en el plazo de 30 días presenta demanda de separación. Y es conveniente que denuncie los malos tratos.





No olvide recoger o tener en un lugar seguro, como puede ser con familiares, amigas, vecinos, los siguientes enseres y documentación en original o fotocopia:

Libro de familia o documentación familiar.
DNI, y carnet de conducir. (Pasaporte, tarjeta de residencia o permiso de trabajo si no tiene nacionalidad española).
Cartilla de la Seguridad Social o documentación sanidad privada.
Fotocopia de la escritura de la vivienda o del contrato de alquiler.
Denuncias, sentencias y cualquier otro documento judicial que le afecte.
Partes de lesiones, informes médicos de su pareja (tratamiento por alcoholismo o consumo de drogas, informes de salud mental, etc.).
Libretas de ahorro o cuentas corrientes.
Fotocopia de una nómina reciente de su pareja.
Ropa, medicación, llaves.
Dinero.



Si decide actuar contra quien le maltrata:

1. Acuda a un Centro Sanitario.
2. Presente la denuncia.
3. Legalice su situación.
4. No olvide la cuestión económica.
5. Vivienda.
6. Acuda a un Centro de la Mujer.




1. Acuda a un centro sanitario y pida el parte de lesiones.

Es importante que acuda al Hospital o Centro Sanitario más cercano, donde le prestarán la asistencia sanitaria que necesite, es conveniente que le acompañe alguien de su confianza.

Dígale al personal sanitario la verdad sobre la causa o el origen de las lesiones y pida copia del parte de lesiones, que debe incluir: las lesiones sufridas y el tratamiento aplicado.

El parte de lesiones puede constituir la mejor prueba para su defensa y contribuir a que los Tribunales de Justicia valoren los hechos y fijen la pena correspondiente. Si no se atreve a guardarlo, pídale a alguien de confianza que lo conserve.

Es aconsejable que le hagan una fotografía de las lesiones antes de que desaparezcan, en la que conste la fecha, para facilitar la tarea de la justicia.

Es importante que usted y sus hijos e hijas reciban apoyo psicológico que les ayude a mejorar su estado emocional. En los Centros de Salud Mental y en Centros de la Mujer de su provincia puede encontrar la atención que necesita.

2. Presente la denuncia.

La ley protege su integridad y salud física o mental y condena los malos tratos físicos y psíquicos, así como la violencia habitual, las amenazas y coacciones. Poner la denuncia significa que se ha cometido un hecho ilícito y que usted es la víctima y que desea que el asunto sea juzgado.

ALGUNOS CONSEJOS

Prepare la denuncia.
Aporte pruebas.
Lea la denuncia antes de firmarla.
Pida copia de la misma.


Puede interponer la denuncia en cualquier Comisaría de Policía (Servicio Policial de Atención a la Mujer), Cuartel de la Guardia Civil (Equipo de Mujer y Menor, EMUME), Policía local o Juzgado de Guardia.

Facilite todos los datos posibles sobre las circunstancias en las que se produjo la agresión, si ha sufrido malos tratos en otras ocasiones, si los denunció, si fue atendida en algún Centro Sanitario o si ha acudido a algún Centro de la Mujer, Centro de Acogida,... etc.

Aporte los elementos de prueba que tenga, fotografías de las lesiones padecidas, copia de otras denuncias y guarde los originales.

Si el agresor dispone de armas pida que conste en la denuncia, y que se las retiren.

Lea atentamente el texto de la denuncia antes de firmarlo y asegúrese de que ha sido redactada de acuerdo con sus manifestaciones, de lo contrario pida que se modifique y se incluyan las ampliaciones que considere conveniente.

Si las amenazas sufridas le hacen temer por su vida o la de sus hijos/as, hágalo constar en la denuncia y solicite del Juez de Guardia Medidas Cautelares de Protección a tenor de los hechos planteados y antecedentes de malos tratos. Estas medidas pueden consistir en la prohibición de aproximación del agresor a determinados lugares, de acercarse o comunicarse con la víctima o con otras personas de su familia. Procure llevar siempre consigo la orden de alejamiento.

En caso de no contar con recursos económicos, tienen derecho a solicitar Asistencia Jurídica Gratuita especializada en violencia contra las mujeres, en el Colegio de Abogados, para que le asista en el juicio de faltas o delito que se siga tras su denuncia.

3. Legalice su situación.

Los malos tratos son causa legal de separación, si a consecuencia de ellos decide cambiar su situación solicite asesoramiento jurídico en un Centro de la Mujer, donde recibirá la información y asesoramiento legal sobre sus derechos y la forma de ejercerlos.

No inicie negociaciones sin que lo sepa su abogado/a y en todo caso antes de firmar cualquier documento busque asesoramiento legal.

Tiene derecho a solicitar Asistencia Jurídica Gratuita, en caso de que no cuente con recursos económicos y a que le designen el mismo letrado/a que le asiste en el proceso penal de malos tratos. Comuníquelo en el Colegio de Abogados al solicitarlo.

Una vez tomada la decisión de separarse de su agresor debe tomar medidas para su protección:

Informe de su situación a aquellas personas cercanas que puedan ayudarla en su entorno familiar, laboral, de vecindad y amistad.
Interponga denuncia ante cualquier amenaza o acoso, extreme las medidas de precaución en sus salidas y comunique a su abogado/a estos hechos, a fin de solicitar las oportunas Medidas Legales de Protección.

Si no ha sido atendida correctamente por cualquiera de los servicios a los que se dirija (Policía, Juzgado, Centro Sanitario, Centro de Información...etc.) sepa que puede presentar una queja.

4. Aspectos económicos.

La primera medida a tomar si tiene cuenta corriente, cartilla de ahorro o similar, compartida con su pareja, sepa que tiene derecho a la mitad de los fondos depositados en ellas. Si las cuentas bancarias están a su nombre y su marido tiene firma autorizada, retire la autorización.

5. Vivienda.

Antes de tomar una decisión debe pensar bien que va a hacer:

Permanecer en la vivienda familiar.
El juez, si no hay acuerdo entre los cónyuges, otorgará el uso de la vivienda familiar a aquel en cuya compañía queden los hijos/a o al más necesitado de protección.

Buscar una solución transitoria.
Marcharse a casa de familiares, de amigos o solicitar su ingreso en un Centro de Atención y Acogida del Instituto Andaluz de la Mujer, en tanto el Juez conceda las medidas previas o provisionales de separación.
Buscar una nueva casa.
Si decide alquilar no olvide que es necesario tener previsto dinero para pagar la fianza y los gastos de instalación.

En el caso de que decida dejar su domicilio habitual no olvide las siguientes recomendaciones:

Usted tiene siempre derecho a recoger sus objetos personales y los de sus hijos e hijas. Si puede, cójalos en el momento de salir de su casa. Si no puede hacerlo, no olvide que su marido o compañero está obligado a dejarle entrar cuando acuda a recoger sus cosas. En caso de negativa o que tema por su seguridad tiene derecho a llamar a la policía y que ésta le acompañe.

Recuerde que debe dar una nueva dirección a efecto de notificaciones para que las comunicaciones del Juzgado, Policía, etc. no lleguen a su antiguo domicilio.

6. Centros de la Mujer y Centros de atención y acogida para mujeres víctimas de malos tratos.

La información y asesoramiento especializado constituirán su mayor ayuda para afrontar la toma de decisiones, en los Centros de la Mujer encontrará el asesoramiento social, psicológico y jurídico que precise.

Los Centros de Atención y Acogida para mujeres víctimas de malos tratos tienen como finalidad ofrecer acogida temporal a aquellas mujeres y sus hijos e hijas que han sufrido malos tratos, donde se les presta una atención integral, social, psicológica y jurídica para que sean capaces de superar la violencia padecida. Este servicio va dirigido a aquellas mujeres que carezcan de apoyo familiar, no dispongan de recursos económicos y sufran un riesgo para su vida y la de sus hijos e hijas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres